Privacidad o transparencia: el dilema de la familia real británica que desula rumores, rumores y teorías conspirativas | Internacional

Privacidad o transparencia: el dilema de la familia real británica que desula rumores, rumores y teorías conspirativas |  Internacional

Hay un largo trecho entre robar una foto a una princesa convaleciente que respeta su intimidad y acelerar la muerte de un rey para que la noticia llegue a la puerta de Veces del día siguiente. La primera vez sucedió esta semana, cuando la página de dibujos animados de TMZ registró su imagen más buscada. paparazzi: La Princesa de Gales, Catalina (Kate) Middleton, con gafas oscuras, en la guardería del copiloto de un Audi 4×4 que conduce su madre, cerca de Windsor. El segundo, el día 11 de la noche del 20 de enero de 1936, cuando el médico Lord Dawson decidió administrar una alta dosis de morfina y cocaína a un moribundo Jorge V, sobrino de la reina Victoria, para asegurarse de que pudiera fallar antes de la mediana. y entrar por la puerta del día siguiente del periódico favorito de ese monarca.

Los británicos entraron en esa historia hace 50 años, cuando salieron a la luz los diarios del médico real. Oye, las redes sociales y la prensa amarilla exigen conocer todos los detalles sobre la despedida de la Princesa de Gales y la falta de información provocada por especulaciones y rumores.

Mitad del mundo publica la foto sucia de la princesa Gales. Aunque muchos, incluido EL PAÍS, no se lo llevaron a la puerta y en su edición digital simplemente mostraron una captura de pantalla de la cuenta de TMZ mostrando la instantánea. En Reino Unido, cuando los mediocres abrieron una crisis constitucional o se vieron obligados a sentarse a la mesa de la monarquía con fotos comprometedoras de Lady Di o Sarah Ferguson, ex esposa de Andrés, heraldo del rey Carlos III, optaron por respetar la privacidad requerida. por el equipo de comunicaciones de la Princesa de Gales.

El rey Carlos III recibió a estos miles en el Palacio de Buckingham al ministro de Economía británico, Jeremy Hunt, antes de la presentación de las condicionesAaron Chown (vía REUTERS)

“Todo esto ha abierto un debate que ha plantado dónde se debe vincular el derecho a la privacidad de los miembros de la familia real”, explica a EL Richard Fitzwilliams, uno de los consultores de relaciones públicas y experto en temas de reality más prestigiosos del Reino Unido. PAÍS. “Los monarcas anteriores reinaron en diferentes épocas. A Jorge V le dieron una dosis extra de morfina para que asimilara la noticia Veces; Ni los ciudadanos ni el propio Jorge VI supieron habían tenido cáncer de pulmón, y todo esto había sucedido a través de la exclusividad de una revista. El sol Cómo nos divertimos porque Isabel II pasó una noche en el hospital en octubre de 2021 debido al coronavirus.» Tampoco tenía redes sociales, al menos con los dos primeros.

“Está claro que, aunque vivamos en una época diferente”, admite Fitzwilliams, “no debemos permitir que las redes sociales sean el árbitro de este debate. Aunque probablemente sería inteligente tomar una foto. aleatorio por Kate. Hoy, con nuestros teléfonos móviles, todos somos paparazzi. En el Reino Unido se tomó la decisión de evitar la foto de TMZ, pero no es fácil encontrar el equilibrio de este dilema”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Y la era actual no favorece a las víctimas sobre los demás. Meghan Markle, la duquesa de Sussex y esposa del príncipe Enrique, denunció lo mismo por la «toxicidad aparentemente interminable» de las redes sociales y por el «abuso y abuso» que ha sufrido el tocado durante sus dos bochornos. Es la historia del cambio, en la locura de noticias, historias y maldiciones que circulan por internet, la rivalidad entre Markle y Middleton, que nunca se han esforzado en ocultar (y en el caso de la primera vez, lo hicieron). más abiertamente). “Cuando lo piensas y giras la cabeza, no dejas de preguntarte por qué la gente tiene tanto odio. No es algo malicioso, es cruel”, dijo Markle a los asistentes en un acto celebrado en Austin en el marco del Día Internacional de la Mujer.

Ni un solo desconocido

La familia real británica tuvo un mal comienzo de año y la culpa recayó en sus equipos de comunicaciones y abandonó la estrategia. El rey Carlos III, de 75 años, pidió ser más transparente que el resto, como corresponsal del jefe de Estado, y explicó que padece cáncer y se retira de la actividad pública actual mientras dure el tratamiento. Consecuencia: rumores y especulaciones sobre el tipo de cáncer que aparece.

La duquesa de Gales, de 42 años, se limitó a explicar que se trataba de una especie de “cirugía abdominal” al otro lado del océano. Tras dos semanas de convalecencia en el hospital, desapareció de la vista del público hasta finales de marzo. Consecuencia: bulos y teorías de conspiración en rojo sobre la gravedad de su dolor y diagnósticos en datos.

El Palacio de Kensington decidió finalmente este domingo publicar una foto de la princesa y sus hijos en las redes sociales Red X (antes Twitter), presumiblemente a principios de la semana pasada, para intentar frenar los rumores. La excusa es la celebración del Día de la Madre en Reino Unido, y Kate Middleton felicitó con un breve mensaje «los queridos deseos y amores continuados durante los últimos dos meses».

Guillermo de Inglaterra, la heredera, celebró su presencia el pasado 27 de febrero, apenas una hora antes, del servicio religioso celebrado en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, en honor a su padrino, Constantino de Grecia. Consecuencia: el equipo de comunicaciones del Palacio de Kensington se vio obligado a explicar que su inesperada espantada no contiene nada que vea el saludo de su novia.

Y cuando el diario Veces relato de esta semana en el que la reina consorte Camila, que cargó sobre sus hombros durante un mes el peso de la representación institucional ―Guillermo se había ido una semana a atender a la familia― iba a irse 10 días de vacaciones outside del país”) para escapar, la prensa mundial entró en pánico. La monarca llevaba años tomando vacaciones en esta época del año, pero en la situación actual de confusión y baja dolencia, su ausencia provocó la tormenta perfecta.

“Y eso es lo que sospecho que es: una tormenta en una taza de té”, Jonathan Sumption, historiador, abogado, ex magistrado del Tribunal Supremo y una de las mentes más lúcidas para ayudar a comprender el Reino Unido. “Los únicos que se dedican a informar para obtener más información son los periodistas. La reina Camilla es señora mayor y la princesa de Gales es una mujer con una agenda llena y tres hijos. ¿Por qué estás obligado a conocer los detalles íntimos de tu salud? Dadles un respiro”, aconseja.

Pero si la prensa tradicional apenas tolera las lagunas informativas, en las redes sociales se vuelven insoportables. Los medios británicos respetaron tanto la decisión de Carlos III de no dar más detalles sobre su cáncer como la decisión de Middleton de preservar su vida íntima. En el caso del primero, porque el nivel de transparencia que se ofrece es suficiente ―de momento―, y por el respeto debido al monarca. En Middleton, ciertamente, porque las lecciones que le dejaron los abusos sufridos en su día por Lady Di le han servido de algo.

Como informó esta semana el corresponsal de contratación real de la BBC, Sean Coughlan, cuando se proporciona demasiada información, las respuestas ofrecidas por los respectivos equipos de comunicaciones solo generan nuevas preguntas.

Aunque los expertos en imagen ofrecen una solución más sencilla al misterio que rodea a la princesa Gales: a pesar del error que supuso la foto robada de TMZ, la estrategia seguida por el equipo de Middleton probablemente fue elegida en el mejor momento, el mejor momento. escenario, y el mejor vestido para un regreso público que exige rumores y especulaciones.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Olneju756

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Read also x